Farías castigó a Mizutani en Luis Guillón

Farías castigó a Mizutani en Luis Guillón

La campeona mundial ligero del Consejo Mundial de Boxeo (WBC), la invicta bonaerense Érica “La Pantera” Farías, se impuso sobre la ex retadora mundialista japonesa Chika Mizutani, por puntos, en un amplio fallo unánime, tras diez asaltos, y así defendió por novena ocasión su corona, sexta desde que lo ostenta en forma unificada, en el combate estelar de la velada desarrollada en la noche del viernes en el Centro Recreativo Pasteleros, Luis Guillón, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Farías castigó a Mizutani en Luis GuillónFarías, considerada una de las mejores boxeadoras libra por libra, dominó siempre a una retadora que aguantó lo que por momentos fue un contundente castigo. Con su clásica velocidad, la precisión y potencia de sus envíos, llevó las riendas de principio a fin. Anticipó cada movimiento y conectó un sinnúmero de derechas e izquierdas cruzadas y ascendentes al rostro, sumado a sus ganchos a las zonas blandas con que la tuvo sentida en varias ocasiones. Sin embargo, Mizutani continuó avanzando. Si bien jamás la encontraba, resistía valientemente cada golpe y se brindaba al espectáculo. Pero “La Pantera” era sencillamente mucho más. Incluso en el cuarto, descargó dos contundentes derechas cruzadas a la mejilla que acabaron con la retadora poniendo rodilla en el suelo. A pesar de que la japonesa continuó, siempre sufrió la pelea. Y la bonaerense por momentos dio una lección de boxeo, castigando a gusto con veloces y potentes combinaciones, siempre distribuyendo el golpeo. Mizutani la obligaba a no permanecer estática, exigiéndola para sacar lo mejor de ella. Y eso fue lo que se vio. Sobre el final, cerca estuvo de liquidarla con su potente uppercut zurdo al mentón, seguido de un contundente cross diestro a la mandíbula, que la hizo trastabillar. Por más que no la terminó antes del límite, la actuación volvió a ser tan convincente como demoledora. Y por eso, no quedaba otra opción que la tan amplia y merecida decisión.

Las tarjetas de los jueces, todos argentinos, expresaron la deferencia exhibida, al decretar: Omar Fernández 100-89, Edgardo Codutti 100-89, y Javier Geido 100-89. Para NotiFight.com, la victoria también fue de 100-89.

De entrada, Farías salió decidida y llegó claro con un veloz cross diestro a la mandíbula. Anticipando cada movimiento, fue al frente y descargó su izquierda gancho a las costillas y cruzada a la mejilla, seguida de dos potentes derechas cruzadas al mentón, con que la hizo retroceder. Frente a una retadora que no tenía forma de frenarla, “La Pantera” llegaba a gusto con sus derechas boleadas y cruzadas con que seguía desbordándola. Mucho más rápida y entera físicamente, la campeona la recibió en el segundo con un certero gancho zurdo a la mejilla. Sin darle respiro, repitió con su punzante cross diestro a la mandíbula de una espigada Mizutani que no podía ni soltar sus envíos. Demostrando una gran condición atlética, entró y salió siempre martillando con sus izquierdas y derechas rectas y cruzadas.

Farías castigó a Mizutani en Luis GuillónCon el trámite repitiéndose en el tercero, Farías se metió en la corta distancia y trabajó con su uppercut diestro al mentón. Mientras Mizutani procuraba dar el paso al frente, la frenaba siempre con sus boleados y ascendentes arriba y ganchos al cuerpo. Luego de dejarla venir al comenzar el cuarto, Farías descargó dos contundentes derechas cruzadas a la mejilla que acabaron con la nacida en Tokio poniendo rodilla en la lona. Con todo a su favor, la bonaerense la sometió cuanto quiso con sus veloces combinaciones de tres y cuatro golpes en forma de derechas e izquierdas cruzadas y ascendentes al rostro.

Más allá de que la valiente retadora avanzaba en el quinto, no la encontraba. La nacida en Virreyes hace 28 años, cambiando el aire, contragolpeaba con precisión con su gancho y cross zurdo a la mejilla, y sus derechas ascendentes y cruzadas al mentón. Cuando la japonesa buscó en el sexto, volvió a encontrarse con los ganchos y ascendentes al cuerpo, sumados al cross diestro de Farías que llegaba con justeza y hacía retroceder a una visitante que aguantaba mucho.

Con la misma tónica en el séptimo, la guapa Mizutani iba al frente buscando con su larga derecha, pero “La Pantera” la dominaba fruto de su mayor velocidad, precisión y potencia, para llegar siempre primera a cada desplazamiento y soltar sus cross, uppercuts al rostro, y ganchos a la zona blanda. Mismo trámite se presentó en el octavo. La corajuda visitante yendo al frente, exigiéndola, pero Farías más veloz ganaba en precisión con su derecha boleada y cruzada a la mejilla. Si bien la campeona siempre llevaba las riendas, el ritmo y nivel de su retadora la obligaban a exigirse para dominarla y conectarle sus envíos.

Farías castigó a Mizutani en Luis GuillónLa derecha cruzada por triplicado de la bonaerense llegó sobre el rostro de la japonesa al iniciar el noveno. Con su uppercut diestro al mentón, se sacó de encima una visitante que seguía avanzando. Pero con inteligencia, la argentina distribuía el castigo y nunca permanecía quieta. Con todo a su favor y el apoyo del público, la campeona salió a continuar la faena en el décimo. Más allá de sus amplias ventajas, fue al cruce limpio y conectó su punzante cross diestro a la mandíbula de una retadora que cumplió y con creces. Tras ello, apeló a su velocidad de desplazamientos para esquivar los envíos rivales, y en la corta, la hizo tambalear con su potente uppercut zurdo al mentón, seguido de un contundente cross diestro a la mandíbula, que la hizo trastabillar. Y si bien no logró liquidarla antes del límite, por momentos brindó una lección de boxeo ante una férrea retadora que aguantó con valentía todo el castigo. Por eso, al sonar la campana definitiva, no había dudas de la vencedora. Y tras la decisión de los jurados, solo quedaría tiempo para el estruendoso festejo del público que colmó el escenario.

De esta forma, Farías, que pesó 60,900 kg., se mantiene invicta, retuvo por sexta ocasión el cetro que unificó al derrotar en decisión técnica luego de ocho asaltos a la por entonces monarca regular, la estadounidense Ann Saccurato, el 6 de agosto de 2011 en Comodoro Rivadavia, Chubut. Luego, el 16 de diciembre de 2011, lo defendió superando en forma unánime a la puertorriqueña Melissa Hernández. El 25 de febrero de 2012, dio cuenta de Liliana Palmera, por nocaut técnico en el sexto asalto en Comodoro Rivadavia. El 16 de junio liquidó en menos de dos minutos a la frágil bosnia Irma Balijagic. El 17 de noviembre, superó en fallo unánime a la rosarina Victoria Bustos en San Fernando, Buenos Aires. Y en el 9 de marzo, dio cuenta nuevamente de Palmera en tres capítulos en San Bernardo, Buenos Aires. Previamente, había conquistado la faja interina, al noquear en ocho rounds a la colombiana Darys Pardo, el 8 de mayo de 2010. Tras ello, la retuvo en dos oportunidades con dos definiciones categóricas: fulminando a la estadounidense Nicole Woods en dos capítulos, y dando cuenta de la mexicana Jessica Villafranca, en seis. Todo esto, antes de unificar contra Saccurato. Así, aumenta su marca a 17 victorias (9 KOs), en igual cantidad de peleas. En tanto Mizutani, que registró 60,700 kg., desperdicia su segunda oportunidad mundialista tras caer en fallo unánime ante la surcoreana Hyo-Min Kim en disputa del cinturón superpluma interino de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el 17 de julio de 2010, en Yesan Gun, Corea Del Sur, desmejora a 14 triunfos (7 KOs) y 4 derrotas.

En el otro combate estelar de la noche, desarrollado en categoría pesado, el ex campeón mundial crucero WBC, además de ex monarca argentino y sudamericano pesado, el porteño Marcelo “El Toro” Domínguez (104,500 kg. y 42-7-1, 23 KOs), se enfrentará al santacruceño Miguel Ángel “Cachete” Morales (98,600 kg. y 12-12-1, 5 KOs), por puntos, en fallo unánime, tras ocho asaltos.

Domínguez dominó cómodamente las acciones de principio a fin, con su experiencia y precisión de sus envíos. Así, por momentos castigó demasiado a un Morales que aguantó mucho. Pero el ex campeón fue demasiado, con una justeza prácticamente intacta y la profundidad de sus envíos, que siempre distribuyó en todo sentido. Tan es así que por momentos pareció “jugar” con la pelea, con seriedad, pero sumando rounds. Por eso, al sonar la campana definitiva, solo quedaba conocer la amplitud de la decisión. Las tarjetas de los jueces fueron: Arturo Villegas 80-74½, Néstor Sabino 80-72, y Manuel Véliz 80-72. Para NotiFight.com, la victoria fue de 80-72.

Luego de dejarlo venir en el inicio, Domínguez comenzó a filtrar su gancho zurdo a la zona blanda. Con Morales avanzando, el “El Toro” lo frenó con su derecha cruzada a la mandíbula, seguida de un ascendente zurdo al mentón. Tras dejar que el santacruceño se le viniese pero no impactara envíos en el segundo, el ex campeón mundial lo dio vuelta y arremetió con dos precisos cross diestros a la mandíbula.

Con tranquilidad en el tercero, el porteño lo dejó venir para contrarrestar con su derecha cruzada firme al mentón. Por momentos, se dedicada simplemente a esquivar los envíos, como si estuviera probando qué tenía para ofrecer su rival. Pero cuando acortaba, llegaba siempre con esa derecha cruzada punzante a la mandíbula, combinada con su gancho zurdo a la zona hepática. Con sus ganchos al estómago en la corta, salió el también apodado “Gordo” al cuarto. Con “Cachete” avanzando, lo detuvo en seco con sus uppercuts zurdo y diestro al mentón. Anticipando cada movimiento, Domínguez lo sometió con sus fugaces rectos y cross por adentro a la mandíbula, que acusaban recibo en el nacido en Río Gallegos.

Con el trámite repitiéndose en el quinto, “El Toro” combinó a placer sus izquierdas cruzadas a la mejilla y en gancho a las costillas, junto con sus derechas en cross y descendentes. Segundos después, soltó dos cross diestros que acusaron recibo en un santacruceño que sufría, pero aguantaba a pie firme. Tras medirlo en el sexto, Domínguez lo llevó contra las cuerdas y lo hizo tambalear dos veces producto de dos tan potentes como precisos cross diestros a la mandíbula. Ya no era pelea. Uno hacía lo que quería, el otro, simplemente sobrevivía.

Boxeando en el séptimo, “El Toro” siguió taladrando con su cross zurdo al pómulo y su derecha curva y cruzada al mentón. Tan era su dominio, que incluso se daba el lujo de mirarse en la pantalla gigante y hasta observar el ringside. En el octavo, una vez más, el ex campeón mundial descargó sus derechas e izquierdas curvas y potentes a las costillas, para continuar con su cross diestro al mentón, que seguían haciendo mella en un valiente Morales, que aguantaba. Repitió sus uppercuts a la mandíbula, y terminó esquivando sin dificultades, para hacerse de una tan holgada como previsible decisión, antes de llevarse el merecido reconocimiento de su gente.

Así, “El Toro”, a los 43 años, conquistó su segunda victoria en su regreso al boxeo luego de seis años alejado, tras haber noqueado técnicamente al chaqueño Alfredo Ruiz Díaz el pasado 3 de mayo en Martínez, Buenos Aires, y queda listo para lo que será su gran desafío, nada menos que el cuarto duelo de la serie personal frente al cordobés Fabio “La Mole” Moli, actual monarca argentino completo, ya está pactado para el 2 de agosto, y del que “El Gordo” lleva tres victorias, dos por la vía rápida.

En otro de los combate estelares de la noche, el campeón latino pesado interino WBC, el bonaerense Gonzalo “El Patón” Basile (105,350 kg. y 59-8-0-1 sd, 28 KOs), se deshizo del bonaerense radicado en Asunción, Paraguay, Víctor “El Animal” Giménez (104,800 kg. y 22-6, 11 KOs), por nocaut técnico en el séptimo asalto, y así conquistó el título latino pesado de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), que se encontraba vacante.

Luego de un inicio de estudio, Basile hizo pesar su mayor talla y alcance para filtrar su jab zurdo y derecha cruzada al mentón. Si bien en el segundo Giménez respondió con su derecha boleada a la mejilla, “El Patón” impactó su cross diestro a la mandíbula para llevárselo contra las cuerdas. Segundo más tarde, con su rival atacando y encorvado, le aplicó dos derechas curvas a las costillas con que lo envió a la lona.

A pesar de un intento del “Animal” con su boleado diestro en el tercero, “El Patón” acertó su cross derecho al mentón seguido de su gancho diestro a la zona blanda. Dominando en el cuarto, el representante del Sindicato de Camioneros lo hizo retroceder con un gancho zurdo a la mejilla. Y tras acortar las distancias, llegó claro con dos cross diestros al pómulo que acusaron recibo en el radicado en Paraguay, quien además debió irse contra una esquina, pero solo para recibir otra potente derecha cruzada al mentón que provocó un corte en su párpado izquierdo.

Esquivando en el quinto, aunque también recibiendo tenues toques arriba, Basile fue al frente y castigó con su recto y gancho zurdo y diestro al estómago. Pero sufrió una réplica en forma de veloz cross derecho a la mandíbula, que lo hizo dar un paso atrás. Y ante su guardia baja, Giménez filtró su uppercut diestro al mentón. “El Patón” salió más decidido en el séptimo, y taladró con tres derechas cruzadas a la mandíbula de un Giménez que sangraba cada vez más producto de una herida en su párpado izquierdo.

Con ambos buscando en el séptimo, al salir de un clinch profundizó aún más el corte. Por eso, el árbitro Mario González ordenó que el médico revisara a Giménez. Ante su imposibilidad de continuar, y puesto que la herida fue producida por un golpe, González decretó el nocaut técnico.

Además, en división superwelter, el rionegrino radicado en la ciudad de Buenos Aires, Luis “El Púa” Tejerina (68 ,700kg. y 7-0-1, 4 KOs), doblegó al villeguense César “Acerito” Milla (68.200 kg. y 3-10-3, 2 KOs), por puntos, en decisión unánime, tras seis capítulos. Las tarjetas de los jueces fueron: Basilio Flecha 59½-57½, Néstor Sabino 59½-56, y Manuel Véliz 58-57½.

Tras un comienzo favorable al villeguense, que ganó en los anticipos desde la media distancia con sus cruzados diestros arriba, Tejerina comenzó a trabajar más a partir del tercero. Con su larga derecha cruzada llegó pleno al mentón, para luego repetir con sus ganchos a las costillas y uppercuts al mentón. Incluso en el quinto, un veloz cross diestro al mentón hizo retroceder marcadamente a un Milla que acusó recibo. SI bien no le alcanzó para terminarlo antes del límite, fue más que suficiente para llevarse la victoria en las tarjetas.

Finalmente, en una intensa batalla en peso superwelter, el juninense Fernando “Manzana” Farías (67,500 kg. y 3-0, 1 KO) superó al debutante bonaerense Hugo Peralta (66,450 kg. y 0-1), por puntos, en decisión unánime, luego de cuatro episodios, tras enviarlo al suelo en el segundo con un preciso uppercut diestro al mentón, pero que además en el último sufriera una cuenta de pie debido a que demoró en salir a combatir. Las tarjetas de los jueces fueron: Arturo Villegas 40-36, Basilio Flecha 39-37½, y Néstor Sabino 39½-36½.

Por Nicolás Samuilov, nsamuilov@notifight.com, en Ringside

Galería fotográfica:

Dejar comentario