En la mira: No descartan trilogía Oxandia Castillo-Hanna Gabriels

En la mira: No descartan trilogía Oxandia Castillo-Hanna Gabriels

  • Bernardo Pilatti | ESPN Digital

Una mega colisión en el boxeo femenino de primer nivel, entre la colombiana, nacionalizada noruega, Cecilia Braekhus campeona absoluta en el peso welter y la costarricense Hanna Gabriels doble campeona en la división súper welter, parece algo inevitable en el tiempo por llegar. Pero hay un obstáculo, una espina, que complica la certeza del choque que todos quieren ver. Se llama Oxandia Castillo, una ex monarca que en cualquier ecuación hay que tenerla en cuenta.

Braekhus viene de noquear a Mikaela Lauren, la misma que le robó un beso en la ceremonia del pesaje, video que se volvió fenómeno viral, y que ya había noqueado en el 2010. Hanna Gabriels – por su parte – viene de vencer a Oxandia en la revancha contra la única rival que logró derrotarla en toda su carrera. ¿Cuál es la novedad o cuál es la espina? Es la pregunta obvia y hay más de una respuesta. La más importante, es que, cuando Oxandia noqueó tan temprano como en el segundo asalto y en el mismísimo Estadio Ricardo Saprissa de San Juan a la campeona “tica” OMB en el 2013, tenía apenas 18 años.

Luego de esa sorpresa mayúscula pasaron muchas cosas. La primera la OMB le quitó el título por no defenderlo en 180 días, lo declaró vacante y Gabriels lo recuperó en su próxima pelea contra la mexicana Paty “La Elegante” Ramírez. Oxandia, dos semanas antes de cumplir 19 años, bajó al peso welter, viajó a Frederikshavn en Dinamarca para enfrentar a Braekhus que ya era triple monarca (OMB-CMB-AMB) y en la pelea anterior había noqueado apenas en dos asaltos a la mediática Mia St. John. La dominicana le soportó nueve competitivos episodios a la triple campeona y según Oxandia le dijo al periódico El Espectador, Braekhus apeló a mañas de veterana para llevarse la pelea por TKO.

“Ya ella estaba botando sangre por la nariz, pero en el noveno round, en un descuido mío, me bajó la camiseta. Me enfoqué en arreglar eso, porque no quería que se me viera un seno, que como quiera se me vio. Ahí ella me tiró una repetición de cuatro golpes..”, explicó, recordando ese fatídico noveno asalto.

En el 2014, en su próxima pelea, Oxandia volvió a perder. Fue en Londres y ante la sudafricana Noni Tenge por decisión dividida. Desde esa derrota y previo a su revancha contra Gabriels, la dominicana tuvo cinco peleas, cuatro de ellas ganadas por la vía rápida y la restante empatada. A la revancha contra Gabriels, el pasado 13 de octubre, Oxandia llegó con 23 años recién cumplidos.

Otra vez en Costa Rica, otra vez frente a frente y otra vez, Oxandia mandó a la lona a la campeona en el segundo asalto. Pero esta vez, no fue el final del pleito. Gabriels se tomó todo el tiempo permitido, logró recuperarse y sobrevivir al round. También fue a la lona en el cuarto episodio, aunque el juez lo entendió como un resbalón. En general fue una batalla donde el dominio ofensivo y los mejores golpes fueron para la dominicana, a lo que se suma la caída de Gabriels que consiguió mejorar su desempeño recién para los últimos episodios. A lo sumo, pudo con ello emparejar las acciones, sin embargo, los jueces le otorgaron una holgada victoria unánime por 97-92, 96-93 y 96-93, algo a simple vista muy lejano al verdadero resultado.

Hanna Gabriels se redimió esa manera – no exenta de polémica – ganando su ansiada revancha, pero las críticas han sido duras sobre el resultado, especialmente a las puntuaciones de los jueces. Después de la pelea, la dominicana dijo al Diario La Nación: “me robaron la pelea, solo me dieron el asalto dos porque Hanna cayó. Estamos una a una y hay que pelear de nuevo”, sostuvo, reclamando la tercera pelea casi de inmediato.

¿Habrá tercera pelea? No hay una información oficial, pero es comprensible esperar que la misma sea ordenada o acordada, especialmente porque la costarricense fue claramente beneficiada con un puntaje localista. Hasta entonces, no habrá redención y Oxandia seguirá siendo su sombra. Y visto el desarrollo de la pelea, una tercera batalla se podrá ir para cualquier lado. No hay garantías de que Gabriels la gane y no hay garantías a quien enfrentará Braekhus, en caso – ya con 36 años – se anime a tentar a la historia en la división súper welter. Puede ser Hanna Gabriels, pero también puede ser una Oxandia más madura y en ascenso, que, sin duda, tendrá un desempeño muy diferente a la de su primera pelea. Por eso lo dominicana, es la sombra que puede complicar la pelea que todos quieren.

Dejar comentario