Comunales retuvo sobre Da Silva en Colón

La campeona mundial ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), la uruguaya Cecilia “La Reina” Comunales, se impuso sobre la doble ex retadora mundialista brasileña Simone Da Silva Duarte, por puntos, en un amplio fallo unánime, tras diez asaltos, y así defendió por primera ocasión su corona, en el combate estelar de una mega velada desarrollada en la noche del sábado en el club La Unión de Colón, Entre Ríos, Argentina, en una producción de Sampson Boxing LLC, de Sampson Lewkowicz, y Maravilla Box, de Sergio “Maravilla” Martínez.

 

En un enfrentamiento de ritmo lento, fue Comunales quien siempre tomó la iniciativa. Ante una rival que se plantó desde afuera con pasos laterales pero en pocas ocasiones soltó envíos comprometedores, “La Reina” tomó el centro el ring desde la primera campana y  llevó las riendas. Algo atada y sin brillar, por más que no la tuvo conmovida en casi todo el pleito, siempre sacó ventajas trabajando con su cross diestro largo, haciendo pesar los 13 centímetros de altura a su favor (1,75 m. contra 1,62 m.). Y cuando llegaba a la corta distancia, agregaba algunos ganchos zurdos al cuerpo, pero sin potencia, sobre una retadora que la invitaba, pero no respondía con envíos. Cuando el trámite caía en la monotonía, en el noveno, Comunales se decidió, la llevó contra una esquina y la tuvo sentida al conectar dos profundos cross diestros a la mandíbula. segundos después, repitió cuando la puso contra las cuerdas y descargó su derecha cruzada al mentón. Sin embargo, no fue suficiente para definirla y debió aguardar la decisión de los jurados.

 

Los tarjetas de los jueces expresaron la diferencia exhibida, al decretar: Jesús Cova (Estados Unidos) 100-90, Roberto Ramírez Jr. (Puerto Rico) 99-91, y Gustavo Estrella (Argentina) 98-92, todas para la uruguaya. Para NotiFight.com, la victoria fue de 100-92.

 

Tras un arranque de estudio, la local avanzó y soltó su derecha cruzada al mentón antes del primer descanso. Tras predominar levemente en el segundo, presionó en el tercero con su cross diestro a la zona alta, aprovechando su mayor alcance. Sólo antes de la campana y siempre desde afuera, Da Silva tocó con su derecha recta al mentón, pero lejos ambas de ocasionar mayores consecuencias.

 

 

En el cuarto, Comunales acertó su cross diestro al mentón. Y con ambas intentando avanzar, llegó más a fondo con un cross zurdo a la mejilla. Tras un respiro en buena parte del quinto, “La Reina” la llevó contra las cuerdas y impactó su derecha cruzada al mentón de una retadora que la invitaba a pelear, pero nunca soltaba sus puños. Algo atada, por más que permanentemente llevaba las riendas, la nacida en Paysandú no terminaba de soltarse en el sexto. Simplemente lanzó su uppercut diestro en la corta al mentón de una paulista excesivamente pasiva.

 

A pesar del ritmo cansino, la uruguaya siguió comandando en el siguiente, al combinar suaves ganchos zurdos a la zona hepática y un cross diestro a la mandíbula. Ante una estática rival, en el octavo, Comunales la hizo retroceder levemente con sus cross diestros al mentón y algunos ganchos zurdos al hígado, pero siempre lejos de conmoverla.

 

Faltó que la retadora se quedara encorvada en dos ocasiones al comienzo del noveno para que “La Reina” dejara salir parte de su furia. Allí fue que la llevó contra la esquina y conectó dos profundos cross diestros a la mandíbula, con que la tuvo sentida. Sólo segundos más tarde, la puso contra las cuerdas y castigó con dos derechas cruzadas al mentón, que hacían creer que el pleito podía finalizar. Sin embargo, no fue así.

 

Por eso ya en el décimo el trámite volvió a lo mismo. Comunales la hizo dar dos pasos hacia atrás con un recto izquierdo a la mandíbula. Sin trabajar a fondo, siguió al mando con su derecha cruzada al mentón y esporádicos ganchos zurdos al hígado, que si bien no fueron suficiente para volver a conmoverla, le alcanzó para estrenar con éxito su corona.

 

De esta forma, Comunales, de 23 años, que pesó 61 kg. -134.5 lbs.-, y que llegaba tras entrar en la historia al convertirse en la primera campeona mundial de todos los tiempos de su país (hombres incluidos), retiene por primera vez el cetro que conquistó el pasado 30 de marzo en la Arena Roberto Durán de la ciudad de Panamá, al derrotar a la dominicana Maribel Santana por nocaut técnico en el primer capítulo. Así, aumenta su marca a 10 victorias (6 KOs) y 1 derrota. En tanto Da Silva, de 29 años, que registró 61,200 kg. -135 lbs.-, no logró capitalizar su tercera oportunidad mundialista tras caer en dos ocasiones frente a la argentina Yésica Marcos en disputa de los cinturones mundiales supergallo interinos de la AMB y la Organización Mundial de Boxeo (una en forma unánime, la otra en cinco asaltos), además de ser detenida en cinco rounds por la campeona mundial pluma argentina Alejandra “Locomotora” Oliveras, en pleito no titular, desmejora a 11 triunfos (4 KOs) y 4 reveses.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el otro plato fuerte de la noche, el ex campeón mundial minimosca y mosca interino AMB, y actual monarca fedelatin gallo AMB, el panameño Roberto “La Araña” Vásquez, igualó ante el filipino John Mark “Iceman” Apolinario, por puntos, en fallo mayoritario, tras doce asaltos, y ninguno de los dos logró conquistar el título mundial gallo interino de la AMB.

 

En un encuentro de estilos disímiles, Vázquez tomó la iniciativa y el centro del ring ante un Apolinario que contragolpeaba y salía con pasos laterales o en retroceso. En ese terreno, fue el panameño, que llegaba como N° 2 del ranking mundial gallo AMB, quien comenzó conectando mayor cantidad y calidad de envíos, cuando en la media y corta distancia impactaba su izquierda cruzada al rostro y curva a la zona blanda, y su gancho diestro a las costillas, aunque sin llegar a tenerlo conmovido. Enfrente, el filipino, Apolinario, actual N° 3 del mismo escalafón, respondía con veloces combinaciones de cross diestro y zurdo al rostro, más algunos boleados, pero por momentos, cuando parecía que tomaba el control, se quedaba sin siquiera lanzar envíos y permitiendo así el avance del ex campeón mundial. Si bien cuando se decidía, “Iceman” mostraba que la defensa rival no era impenetrable, caía continuamente en la irregularidad, no trabajaba, y dejaba hacerlo el nacido en la ciudad de Panamá, que lo llevaba repetidamente contra las cuerdas, gracias a su mayor experiencia y roce. Sólo hubo algunos episodios en los que el oriundo de Maasim, Sarangani. Sin lucir, “La Araña” fue siempre más continuo. Sin embargo, dos de los jurados no lo entendieron así, por lo que ambos boxeadores regresarán a casa sin título.

 

Las tarjetas de los jueces expresaron paridad, al decretar: Jesús Cova (Estados Unidos) 114-114, y Gustavo Estrella (Argentina) 114-114, mientras que Uriel Aguilera (Colombia) falló 115-113 para Vázquez. Para NotiFight.com, la victoria correspondió a Vázquez por 116-112.

 

Tras un comienzo de estudio, donde el panameño trabajó más con su izquierda cruzada y curva ante un movedizo filipino que respondía con derechas al cuerpo, en el segundo, Vázquez fue más activo y llevó las riendas con su veloz izquierda curva y cruzada al cuerpo. Incluso antes del descanso lo sorprendió al combinar su cross zurdo y derecha boleada al mentón.

 

Luego de que Apolinario le acertara dos derechas cruzadas al mentón en el comienzo del tercero, “La Araña” lo puso contra las cuerdas y descargó sus izquierdas y derechas curvas al cuerpo para retomar el mando. Ante la falta de continuidad del filipino,  que tras llegar con su derecha cruzada y boleada en el cuarto , pero luego se quedaba, el ex doble monarca siguió al frente con ganchos a la zona blanda para desgastarlo. Así se repitieron en el quinto, sólo hasta que antes del descanso, ambos intercambiaban derechas cruzadas al mentón, pero fuera Vázquez más activo y el de mayor profundidad.

 

En el sexto, Apolinario llevó primero las riendas con su cross diestro al mentón, pero una vez más careció de continuidad y Vázquez trabajó con su jab zurdo y su golpeo al cuerpo. Con “Iceman” haciendo gala de su apodo en el séptimo, y mermando su accionar en el séptimo, “La Araña” continuó presionando con su cross zurdo arriba y su gancho al cuerpo.

 

De contragolpe, con su derecha e izquierda cruzada a la mandíbula apareció Apolinario en el octavo, pero no aprovecho el ahora quedo de su rival. Y en el siguiente, con el canalero avanzando, lo frenó con su cross zurdo y diestro al mentón, más un boleado derecho a la mejilla. Con el trámite cayendo en el décimo, Vázquez reapareció con un cross zurdo al mentón. Llevó al filipino a las cuerdas, y soltó su derecha curva a las costillas.

 

Sin embargo en el undécimo, cuando parecía dominado, Apolinario reaccionó y mostró lo mejor de su repertorio cuando conectó dos resonantes cross diestros al mentón que hicieron retroceder al ex monarca. Con Vázquez recostado en las cuerdas, siguió descargando sus envíos a la zona alta. Pero volvería a quedarse. Por eso, ante la falta de decisión de su adversario, que se limitaba a esporádicas derechas cruzadas arriba, en el duodécimo, Vázquez lo midió con su derecha en punta y combinó con su gancho zurdo suave al mentón y su gancho diestro que, si bien lejos parecía de conmoverlo, entendía su esquina que era visitante para llevarse las tarjetas. No obstante, los jurados no compartirían la opinión de buena parte de los espectadores y dejarían la corona sin dueño.

 

Así, Vázquez, de 29 años, que pesó 53,350 kg. -117.6 lbs.-, y que fuera monarca mundial minimosca AMB entre abril de 2005 y diciembre de 2006 -totalizando tres defensas exitosas-, cuando subió de división y se alzó con el cetro mosca interino AMB al derrotar en fallo dividido al japonés Takefumi Sakata (contra quien luego lo resignaría en su primera exposición), no logró conquistar su tercera corona ecuménica en igual cantidad de categorías. Ahora, queda con marca de 32 victorias (22 KOs), 5 derrotas y 1 empate. En tanto Apolinario, de 22 años, que registró 53 kg. -116.8 lbs.-, y que supo ostentar el cinturón oriental supermosca de la OMB, permanece con 17 triunfos (4 KOs), 2 reveses y 2 igualdades.

 

 

En el principal combate complementario, en una verdadera batalla, el argentino César Vélez (66,800 kg. y 12-3-1, 5 KOs) sorprendió al N° 11 del ranking mundial superwelter WBC, el panameño Azael “Turbo” Cosio (66,800 kg. y 15-2-2-1 sd, 12 KOs), por nocaut técnico en el tercer asalto, y así conquistó el título latino superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (WBC), que se encontraba vacante.

 

De entrada, Vélez sorprendió al panameño y con una derecha cruzada a la sien lo envió al suelo. Tras ello, fue a buscarlo, lo puso contra las cuerdas y trabajó con sus cruzados al rostro y rectos al cuerpo. A pesar de aún estar sorprendido, Cosio, que tenía ya un corte sobre su párpado derecho, lo dio vuelta y acertó una derecha cruzada a la mejilla, pero careció de claridad para comprometerlo.

 

Con amor propio en el segundo, Cosio fue quien lo llevó contra las cuerdas y descargó dos profundos cross diestros a la mejilla que acusaron recibo en el bonaerense radicado en Córdoba. Sin darse respiro, ambos intercambiaron ascendentes y cruzados en la corta, pero fue el “Turbo” quien lo hizo retroceder con un cross derecho al mentón. Sin embargo, antes del descanso, Vélez volvió a sorprender con una izquierda cruzada al mentón. Pero justo previo a la campana, el argentino produjo un cabezazo por lo que recibió el descuento de un punto por parte del árbitro puertorriqueño José H. Rivera, que siguió agrandando la herida del panameño.

 

 

Lejos estuvo de mermar el ritmo en el tercero. En una batalla a cara descubierta, el panameño impactó una derecha cruzada al mentón, pero Vélez lo hizo retroceder con un profundo cross zurdo mentón de un visitante al que la hemorragia le crecía cada vez más. Por eso, Rivera ordenó la intervención del médico. Y ante negativa para continuar -luego de que el propio médico le abriera aún más la herida-, llegó el precipitado desenlace y la primera gran sorpresa de la noche.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En otra atracción de la noche, el ex campeón argentino y fedelatin AMB superpluma, el porteño Israel “Cachito” Pérez (58,400 kg. y 24-2-1, 18 KOs), arrasó sobre el al colombiano Orlen Padilla (58,700 kg. y 19-4-1, 17 KOs), por nocaut técnico en el tercer asalto, y así obtuvo el título latino superpluma del WBC.

 

De entrada Pérez salió a imprimir su ritmo. Trabajó con su izquierda en punta y cruzada al rostro, combinada con su cross diestro al mentón. Segundos más tarde lo llevó contra las cuerdas donde castigó con dos derechas cruzadas y rectas al rostro, con que lo envió al suelo. Sólo instantes después, con un jab zurdo trastabilló hasta aterrizar en las cuerdas. Tras ello, con una derecha cruzada a la mejilla lo hizo flamear. Y tras sentirlo con un gancho zurdo al estómago, conectó una derecha cruzada al mentón, que obligó al árbitro argentino Jorge Basile a iniciar una cuenta de pie.

 

En el segundo el sometimiento ya era una pesadilla. “Cachito” avanzó con suma comodidad, Dueño del ring. conectó dos profundas izquierdas ascendentes al mentón, seguido de otra derecha sobre un ya sin respuestas Padilla, por lo que Basile inició una nueva cuenta. Tras ello, cuando la pelea ya lejos estaba de ser tal, el porteño radicado en San Vicente descargó otra feroz derecha cruzada larga al mentón, que terminó con un liquidado colombiano en el suelo. Sin embargo, Basile volvió a darle el pase, ante la sorpresa de los espectadores.

 

Sería recién en el tercero cuando el sufrimiento del visitante llegaría al final. Como en los dos anteriores, “Cachito” lo arrolló. A sus derecha cruzadas al mentón agregó sus ganchos zurdos a la zona hepática de un rival que hacía mucho que no quería más. Por eso, tras un nuevo gancho zurdo al estómago, Basile decretó el final al 1:52 del capítulo.

 

 

 

 

 

Además, el ex retador mundialista y actual N° 4 del ranking mundial superpluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y N° 5 de la AMB, el bonaerense Fernando “El Vasco” Saucedo (58,300 kg. y 47-5-3, 5 KOs), derrotó al chileno Cristian “El Tigre” Palma (58,900 kg. y 18-7-1, 5 KOs), por nocaut técnico en el séptimo asalto, y así defendió por segunda ocasión su título latino superpluma de la FIB.

 

Boxeando desde afuera, con veloces movimientos de piernas, Saucedo llevó las riendas al inicio dominó gracias a su izquierda en punta y cruzada a la mandíbula, más ocasionales cross diestros arriba. Con un tozudo chileno buscando pero dejando gran parte de sus envíos en la nuca rival, el trámite se fue enredando en el segundo. Recién en el tercero el bonaerense se soltó. Luego de encontrarlo con un uppercut diestro al mentón, conectó una certera izquierda cruzada a la mandíbula, y un cross derecho al mentón, que lo hizo retroceder.

 

A pesar de algunas imprecisiones, en el cuarto, “El Vasco” acertó su gancho diestro a la sien y su izquierda en punta y cruzada al mentón. Y cuando se repetía el trámite en el siguiente, con algunos choques de cabezas leves, el nacido en Florencio Varela conectó un gancho zurdo al cuerpo, y antes de la campana, lo hizo trastabillar con una derecha cruzada de contragolpe a la mandíbula. Al salir al sexto, Saucedo repitió la misma derecha con igual resultado. Y antes del descanso, lo tuvo sentido al combinar sus derechas e izquierdas directas y cruzadas al rostro, más su uppercut zurdo al mentón.

 

Cada vez más dueño de las acciones, Saucedo repitió sus ascendentes izquierdos al mentón y sus derechas cruzadas a la mandíbula y sien, con que lo conmovió en el séptimo. Mientras un resignado “Tigre” ya no aguanta más, “El Vasco” fue a buscarlo, lo llevó contra las cuerdas y tras combinar una nueva derechas cruzada a la sien, el chileno puso rodilla en el suelo. Ya no podía con su alma. Por eso, en el cruce siguiente, tras otra izquierda seguida de su cross derecho al rostro, el árbitro puertorriqueño Roberto Ramírez Jr. inició la cuenta y ante la nula oposición, decretó el final sin llegar a diez a los 55 segundos del episodio.

 

 

 

Por otra parte, el invicto pegador dominicano Jonathan “Rey Salomón” Guzmán (54,700 kg. y 10-0, 10 KOs) se deshizo del brasileño Emerson Santos Carvalho (55,100 kg. y 10-4-1, 8 KOs), por nocaut en el sexto asalto, y así se adjudicó el título del latino supergallo del WBC.

 

Tras dominarlo en el primero, en el segundo Guzmán lo envió al suelo con un certero uppercut diestro al mentón. Y luego de seguir llevando ampliamente las riendas en las siguientes vueltas con sus ganchos zurdos al cuerpo y derechas cruzadas y ascendentes a la zona alta, al iniciar el sexto, el “Rey Salomón” acertó un leve cross diestro al rostro, que acabó con el desgastado brasileño de espaldas en el suelo, obligando al árbitro puertorriqueño José H. Rivera a llevar la cuenta a diez a los 32 segundo del episodio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En otros resultados de la noche, en división welter, el potente e imbatido dominicano Juan Carlos “Merengue” Abreu (64,100 kg. y 13-0, 12 KOs), derrotó al brasileño Claudinei Lacerda (64,800 kg. y 14-7, 10 KOs), por nocaut técnico en el sexto round, luego de que el médico indicara que Lacerda no estaba en condiciones producto de su profunda hemorragia sobre el ojo izquierdo y en la nariz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En peso ligero, el también invicto pegador dominicano Braulio “El Chavo” Rodríguez (60 kg. y 10-0, 10 KOs) dio cuenta del brasileño Roberto Santos De Jesús (57,200 kg. y 14-8, 10 KOs), por nocaut técnico en el quinto capítulo, luego de que se negara a salir al inicio de la vuelta, y luego de que en el primero le ocasionara una cuenta de pie, y que en el tercero lo enviara al suelo con una izquierda cruzada a la mandíbula.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, en supergallo, el platense Gastón “Piji” Suárez (54,900 kg. y 4-1) superó al uruguayo Ángel Delforno (55 kg. y 2-2), por puntos, en decisión unánime, luego de cuatro episodios, tras enviarlo al suelo y ocasionarle una cuenta de pie en el segundo. Las tarjetas de los jueces fueron: Alfredo Curi 39-37½, Pablo Echandi 38½-37½, y Pedro Gutiérrez 40-34½.

 

Dejar comentario