Danny García y sus innecesarios reclamos al top libra por libra

Danny García y sus innecesarios reclamos al top libra por libra

El americano reclama nuevamente por no estar en Top 10 libra por libra. (1:34)

Desde el 2014 a la fecha, Danny García ha reclamado más de una vez en los medios por su ausencia en el Top Libra x Libra. La pregunta que corresponde ante esa realidad es, ¿tiene razón en su protesta? La respuesta es un no rotundo con la necesaria aclaración de que sí hubo un momento en que los méritos de García debieron llevarlo a estar entre los cinco mejores. Pero ese tiempo no es ahora.

No obstante, antes de explicarlo es necesario también recordar que Danny García no está solo en esa “cruzada reivindicadora”. Otros campeones o ex campeones han sido especialmente críticos con la votación de ESPN mostrando desconformidad o molestias con su ausencia, con su lugar en el Top o hasta han discrepado por el lugar de algún colega, como fue el caso de Terence Crawford que en declaraciones a ESPN, puso en duda los merecimientos de Gennady Golovkin y Vasyl Lomachenko.

LOS MERECIMIENTOS DE “LOS DOS GARCIA”

Para considerar el reconocimiento que merece Danny García, inevitablemente hay que dividir su carrera en dos etapas. La época de oro, la fase ascendente, donde reunió todos los méritos de un Libra por Libra y a todos nos hizo ilusionar. La segunda época fue la del declive de su boxeo, la de la falta de grandes peleas, la ausencia de grandes rivales, con victorias inmerecidas y que cerró en abril de este año ante Keith Thurman con una derrota.

El gran momento de García, sin duda, fue en los súper ligeros, donde fue doble campeón, cosechó sus mejores victorias y mostró lo mejor de su boxeo. Victorias memorables ante rivales de primer nivel como Amir Khan, Eric Morales, Zab Judah y Lucas Matthysse. En mi columna posterior a esa pelea la titulé con una afirmación: “Danny García, entre los grandes“. Eso era lo que transmitía su paso arrollador, el de un púgil en ascenso en camino hacia grandes cosas. En ese instante es innegable reconocerle los méritos y el derecho a ser considerado entre los mejores del Libra por Libra. Pero todo cambió a partir de su próxima pelea.

El 15 de marzo de 2014 viajó a Puerto Rico para enfrentar a Mauricio Herrera y de paso brindarles un homenaje a sus ancestros boricuas. Antes de ese combate habíamos advertido que Herrera no era el rival adecuado para una pelea a modo y festiva. Y así fueron las cosas. A García poco menos que le regalaron la victoria en un combate donde lució mal, ante un rival que lució como siempre. Nuestra columna de esa noche la titulamos con otra afirmación: “Victoria inmerecida de Danny García”.

A la siguiente batalla fue contra un limitadísimo Rod Salka, con el cual jugó por dos asaltos al gato y el ratón, ganando por KO. O sea, esa vez no quisieron equivocarse con el “rival a modo” y buscaron al más débil, aunque se les fue la mano. “Salka era demasiado débil”.

De inmediato García inició su proceso de subida a las 147 libras. Tuvo una pelea en peso intermedio contra Lamont Peterson contra el que logró una incolora victoria por decisión mayoritaria, para luego enfrentar a Paulie Malignaggi ganando en nueve asaltos. Fue la previa de su pelea por el vacante título welter del CMB contra Robert Guerrero. También fue el inicio del final de la carrera para “El Fantasma” Guerrero, que perdió ese día con García, después perdió contra David Peralta, hasta que en su última pelea lo noqueó Omar Figueroa y se retiró.

O sea, desde Matthysse no hubo ninguna victoria sólida ante un oponente sólido para García. Después de vencer a “lo que quedaba” de Guerrero, enfrentó a otro rival a modo, como el colombiano Samuel Vargas y obviamente lo noqueó en siete episodios. Su siguiente y última batalla ocurrió en abril de este 2017, fue la aguardada unificación contra Keith Thurman que lo derrotó por decisión dividida. En el caminó se cayó una batalla contra Shawn Porter y suena por estos días un combate contra Brandon Ríos. Al momento de escribir esta columna no hay nada confirmado.

Es evidente que luego de aquella inmerecida victoria del 2014 sobre “El Maestro” Herrera, la carrera de Danny García ha perdido brillo en lo boxístico. Puede ser un problema deportivo o en esencia una pésima gestión de sus manejadores que no tuvieron la visión correcta a la hora de administrar su gran momento en el 2014 e impulsar su crecimiento por la vía adecuada. Por lo que sea, su carrera pasa por un momento malo.

Más allá de sus condiciones naturales, en este tiempo y en el tiempo por llegar, es imposible imaginar a Danny García dentro de cualquier Top Ten del Libra por Libra. Le faltan grandes desafíos, le faltan oportunidades de mostrar su mejor versión y por sobre todas las cosas le falta ganarle a los mejores. Sea Shawn Porter, Errol Spence Jr., Keith Thurman o el mismísimo Terence Crawford.

Hasta entonces, de nada vale reclamar. Los méritos se ganan en el ring, los merecimientos se logran con grandes actuaciones y cuando hablamos de grandes actuaciones incluimos también a la de sus rivales. Vencer a un adversario a modo – parafraseando a una frase popular – es “como bailar con la hermana”. Por eso, que reclame menos y se ocupe más en ganar las grandes batallas. El Libra x Libra espera ansioso por esa versión de Danny García y no otra.

Dejar comentario