Favorito Cotto ante Ali: ¿Despedida confirmada o sí me quedo?

Favorito Cotto ante Ali: ¿Despedida confirmada o sí me quedo?
i
Bernardo Pilatti | ESPN Digital

http://www.espn.com.ar/boxeo/nota/_/id/3756175/favorito-cotto-ante-ali-despedida-confirmada-o-si-me-quedo

En la que sería la última pelea de su carrera, el campeón mundial OMB de los súper welters, Miguel Ángel Cotto (41-5 con 33 KOs) defenderá su título este sábado en el Madison Square Garden de Nueva York, ante el neoyorkino de origen yemení Sadam Ali (25-1 con 14 KOs) en una batalla a 12 asaltos. La batalla marca el final de la trayectoria profesional de uno de los más importantes campeones en la historia del boxeo puertorriqueño.

Miguel Cotto saluda a los fans durante el pesaje el viernes en Nueva York Tom Hogan- Hoganphotos/Golden Boy Promotions
Sin embargo, el futuro en el boxeo en el ring para Miguel Ángel Cotto, no parece tener escrita aún la última página de su libro. A las insinuaciones de su entrenador, Freddie Roach, que ha insistido en que su pupilo se mantiene en el más alto nivel y ha sido defensor de una segunda pelea con Saúl “Canelo” Álvarez o ir contra Gennady Golovkin, ahora se suman las diversas lecturas que nacen del peso marcado este viernes en la báscula por el puertorriqueño.

Cotto sorprendió a todos subiendo a la balanza sobre los 151 libras, dos libras por debajo de Ali que es un welter natural y llegó al pesaje en 153. De inmediato se dispararon las especulaciones y rumores, entre los cuales sobresale la persistente posibilidad de que en el 2018 finalmente pueda darse una millonaria pelea contra Juan Manuel Márquez. Batalla que en su momento no pudo concretarse debido a las diferencias en el peso a pactar.

UN COMBATE A MODO CONTRA ALI

La última pelea de su carrera, para Cotto, en cierta manera, será ante un rival que en lo previo no pondrá en riesgo su victoria, pese a sus ventajas físicas. Ali es más alto (5′ 9″ a 5′ 7″) y lo supera al boricua ampliamente en su extensión de brazo (73″ a 67″). Es cierto que ese factor influirá en los planes de pelea. No obstante, si bien hay diferencias físicas que favorecen al retador, hay una notoria contundencia en la pegada y una mejor capacidad de desplazamientos por el cuadrilátero que favorecen a Miguel Ángel Cotto.

A esos atributos, Cotto deberá sumar su mayor experiencia, lo que se contrapone al pasado inferior de su rival, el que además aterriza por primera vez en su carrera en las 154 libras. Alí siempre peleó en 147, es un welter natural y necesariamente otorga esa ventaja al subir de categoría.

Pero no solo en la mejor pegada o en su inteligencia táctica, se puede medir la ventaja de Cotto en esta pelea, el estilo boxístico de Sadam Ali, se ajusta perfectamente a la mejor versión del estilo que pueda llevar el puertorriqueño a este combate. O sea, el trabajo por laterales, las combinaciones rápidas por adentro, el cuerpeo inteligente, las entradas en velocidad o los retrocesos tácticos para propiciar el error del oponente.

Ali es un púgil de guardia alta, rápido en su golpeo y que le gusta trabajar siempre desde el centro del cuadrilátero. Toda su tarea ofensiva comienza con el jab, herramienta que le permite delimitar su territorio y establecer con ello la primera barrera defensiva, apoyada en su buena extensión de brazos.

Pese a esos factores que parecen positivos, Sadam Ali no tiene salidas naturales por los ángulos, siempre trabaja en línea recta lo que en este caso le facilitara el plan a su oponente. Al mismo tiempo, como le gusta trabajar en corto – pese a su buena distancia – cuando apura en ofensiva, se suele complicar con el contragolpe del rival. Esa deficiencia le pasó dura factura en su única derrota, ante Jessie Vargas, que lo venció por TKO en el séptimo episodio de una pelea realizada en Washington DC, en marzo del 2016.

Otro problema en el estilo de Ali, ocurre cuando lanza sus combinaciones: carece de cuerpeo, no consigue pasar golpes y absorbe demasiado castigo a contrapié. Precisamente Vargas consiguió destruirlo paso a paso por ese camino y se supone que algo parecido ocurrirá con Miguel Ángel Cotto, lo tomará siempre a contrapié.

Mi presunción es de una victoria cómoda del campeón, posiblemente por la vía rápida y en el tramo final de pelea. Ese pronóstico, imaginando que veremos al mismo Cotto que venció al japonés Yoshihiro Kamegai en su última pelea, el pasado 26 de agosto.

En boxeo, la sorpresa siempre duerme junto a la puerta y Ali puede complicarle la victoria en su despedida. Para que ello suceda, el retador debería hacer muchos ajustes a su estilo y al plan habitual de pelea. Tal vez, mejorar desde lo táctico a partir de su mejor distancia y forzar a que su oponente arriesgue entrando a soltar golpes en su territorio. Si no fuera una mejora en el boxeo de Ali lo que permitiría romper el pronóstico, podría ser una mala noche de Miguel Ángel Cotto.
Falta de enfoque, poca concentración o algún problema relacionado con su físico, basado en esas llamativas 151 libras con las que bajó este viernes de la báscula. Pensando en ese detalle, hay una posibilidad de que Alí llegue a la pelea con mayor peso que Cotto y empareje las acciones por ese lado. Especialmente si en su caso, la subida de peso le favorece el poder en la pegada.

Esas serían las incógnitas previas al favoritismo de Miguel Ángel Cotto, al cual de todas maneras es muy difícil imaginarlo derrotado en la última pelea de su carrera. Una batalla que puede ser la última página del libro de una gran carrera pugilística, es verdad. Pero, por las dudas, será conveniente otorgarle el beneficio de la duda y mantener viva la posibilidad de un regreso. La historia del boxeo está repleta de finales que no tuvieron final y Cotto podría ser el próximo “me voy, pero me quedo”. Nadie lo sabe.

Fuente:Bernardo Pilatti | ESPN Digital

Dejar comentario