TITULO WELTER EN EL LUNA PARK

Por. Leo Benatar – Tw. @leobenatar

La ultima velada de boxeo en el Luna Park data del 14 de octubre de 2011, aquella noche Jonathan Victor Barros resignó la corona pluma AMB ante el panameño Celestino Caballero, poco antes de cumplirse un año de inactividad, el mítico estadio de Corrientes y Bouchard abrió nuevamente sus puertas para el noble deporte de los puños. Lo estábamos esperando.

La velada comenzó con dos empates en fallo dividido. En primer lugar y en categoría welter Jr. se enfrentaron los invictos Jonathan Chávez y Leonardo Ochenduzka quienes hicieron una pelea entretenida y emotiva ante la atenta mirada de ambos padres en los rincones, algo que se repitió en varia peleas durante la noche. El fallo de los jueces esta fuera de toda discusión. En segundo lugar el invicto Nicolás Martínez se enfrentó a Marcos Di Croce en categoría mediano con el mismo fallo, en una pelea disputada y pareja de principio a fin.

Mientras el estadio se iba llenando de a poco subieron al ring Sebastian Heiland y Mateo Verón en categoría súper welter. Una pelea que en los papeles tenia final abierto, el desarrollo mostro a Verón mucho mas preciso y fino en la primera mitad de pelea y a Heiland remontando y cerrando muy bien los rounds de la segunda mitad. Verón acusó el cansancio y el castigo de Heiland cayendo a la lona en el último asalto, algo que a la postre y por la decisión de los jurados, quebró finalmente la paridad que hasta el momento tenia el combate.  Victoria del “Gauchito de Pigüe” en decisión ajustada y mayoritaria.

La siguiente fue una pelea muy atractiva. En categoría pluma, una promesa, Matias Rueda enfrentando a un boxeador experimentado y que ha dado algún batacazo, Maximiliano Mendez. Si bien no fue una de las mejores actuaciones de Rueda, Mendez visitó la lona en dos oportunidades y el oriundo de Tandil ganó la pelea claramente en fallo unánime, quedó en deuda una actuación acorde a sus pergaminos. Acto seguido, según mi criterio, lo mejor de la noche, el debut de Brian Castaño como profesional, un debut que no defraudo porque tuvo enfrente un boxeador de pocas peleas pero muy guapo y combativo como Alejandro Dominguez, pupilo del “Kojak” Silva, que vendió cara la derrota y mostró muchísimas ganas de complicarle la noche al debutante.

Castaño es una gran promesa, tiene combinaciones de mano de gran velocidad y efectividad y un gancho de izquierda a la zona blanda que nada tiene que envidiarle a los que lanza el “Coton” Juan Carlos Reveco. La definición a favor de Castaño llegó casi con la campana de finalización del combate, la acumulación de golpes al hígado hicieron mella en Dominguez y el último gancho de perfecto recorrido y potencia hizo que el pupilo de Silva se quedara sin resto para los últimos diez segundos que le quedaban a la pelea. Hernan Guajardo paró la pelea acertadamente.

En el semifondo se puso en juego el campeonato sudamericano mediopesado vacante entre Roberto Bolonti y José Clavero, una pelea pareja que tuvo un final insólito en el octavo round. Hasta la definición Bolonti mostró muy poco por no decir casi nada, fue excesivamente cauteloso y cuidadoso ante un boxeador con muchas batallas encima y manos blandas para la categoría. Quizás la preocupación de Bolonti se deba a una derecha que recibió en el primer asalto y que Clavero no supo aprovechar a su favor porque no estaba en sus planes complicar demasiado a Bolonti. En el octavo sin muchas vueltas Clavero le hizo honor a su apellido y se clavo de cabeza en la lona del Luna Park. ¿El golpe? Imperceptible. ¿La caída? Definitiva. Victoria para Bolonti que le deja el cinturón y nada mas, tiene mucho que mejorar.

En la pelea de fondo y por el titulo interino welter, Diego Chávez y el panameño José Miranda. A esta altura con una muy buena concurrencia y con parte de la hinchada de Vélez Sarsfield ocupando la tribuna que da a Lavalle. Chávez fue demasiado o Miranda fue muy poco, la pelea duró un suspiro y dio la sensación que Chávez lo saco cuando quiso. Esta pelea le suma a Diego Chávez una nueva victoria en su record pero le aporta casi nada a su reinado. Necesita mostrar todo su poderío ante rivales mas exigentes y mejor posicionados, esto le va a sumar prestigio y valor a su carrera como campeón, no tengo dudas que tiene con que hacerlo. El boxeador boxea, buscar rivales acordes será tarea para su promotor.

 

Leonardo Benatar

 

Fotos:

 

Dejar comentario