UNA VICTORIA INOLVIDABLE por Leo Benatar

UNA VICTORIA INOLVIDABLE

 

Es difícil después de una emoción tan grande no olvidarse de detalles, voy a tratar de no hacerlo, la fila 7 del sector reservado a la prensa estaba allí, aguardándome con su silla vacía para presenciar una pelea que estaba esperando ver hace tiempo. Hubo clima de campeonato mundial, hubo clima latino en el Thomas & Mack Center de Las Vegas, chicanas, palabras fuertes, pero siempre hasta ahí, como si todos supieran tácitamente el limite que no se debía pasar.

Fueron dos peleas, la primera duro once rounds, los primeros del combate, allí Sergio Maravilla Martinez dio una clase de boxeo apoyado en la velocidad de manos y piernas a las que nos tiene acostumbrado. Fueron once asaltos de trabajo incesante para construir una victoria inobjetable. Se repetían las combinaciones, el jab martillando el rostro de junior y una derecha al plexo insistente buscando “talar” las piernas del campeón, que en este lapso lució completamente desdibujado, lento, previsible, sin ningún movimiento de cintura para evitar los envíos de Martínez y casi nulo en ataque.

Las posibilidades de Jr. estaban cuando Martínez se estacionaba contra las cuerdas o cuando lograba acorralarlo, allí descargaba al cuerpo y a la cabeza, pero durante estos once capítulos iniciales estos aciertos fueron esporádicos y en ningún momento el argentino se vio comprometido seriamente. Sergio expuso el mentón y bajó los brazos como es su costumbre y Chávez Jr. solo se limitó a observar la secuencia, sus manos estaban mas preocupadas por cubrirse que por atacar. El trabajo psicológico que hizo Martínez durante todo este tiempo dio sus frutos y estoy convencido que el mexicano en su mente ya había perdido la pelea antes de salir del camarín.

Fue un monologo de 33 minutos, hasta ese instante dos jurados habían dado todos los rounds a Sergio Martínez y el tercer jurado le había dado todos salvo el sexto. Pero el boxeo tiene estas cosas y un descuido puede costar muy caro. El ultimo asalto fue no apto para enfermos cardiacos, porque también hay que ser justos, hay caídas y caídas, Sergio fue al piso varias veces en su carrera, pero en la mayoría de las oportunidades se debió a un enredo de piernas por su condición de zurdo o bien a un golpe que lo tomó mal parado. Esta vez la mano existió y fue dura, porque Chávez Jr. puede tener infinidad de falencias boxísticas, pero es un chico fuerte y coloca muy dura las manos. Martínez además tuvo la mala suerte de no caer por el golpe, rebotó contra las cuerdas y mal parado por estar sentido recibió otro zurdazo tan potente como el primero. Cuando lo vi en el piso y con dificultades para pararse se me vinieron todos los demonios a la cabeza. Yo me hubiera amarrado a Chávez Jr. hasta el final pero Sergio sentido como estaba, tiene ese instinto que lo hace único y cuando Jr. lo venia a rematar, lo frenó de un derechazo que obligo al mexicano a dar un paso atrás. El resto es anecdótico, ya más fresco y con las ideas acomodadas en la cabeza, aprovechó una acción de amarre para terminar de nuevo en el suelo y ganar segundos preciosos para llegar al final.

Hay muchas preguntas, algunas tienen respuestas y otras quizás no, me incluyo entre los que apostaban por un nocaut a favor del argentino, no como el que Sergio sometió a Williams, yo esperaba ver desgastado a Jr. y apabullado abandonar sobre el final del combate. Esto estuvo muy lejos de la realidad, Sergio castigó con dureza sobre la cabeza y los planos bajos y Chávez Jr. no claudicó. Creo que es un chico muy fuerte, si bien en el pesaje se lo vio demacrado por la perdida de peso, no creo que haya subido a pelear con menos de 80 Kg. físicamente es mucho mas grande y Sergio debió luchar contra un boxeador que estaba quizás dos categorías por encima de la suya. Es comprensible entonces que no haya aparecido el nocaut.

La caída es una llamado de atención, Sergio comentó que vio venir la mano pero que ya era tarde para esquivarla, no se trata de algo que este emparentado con la falta de trabajo, fui testigo del trabajo de la ultima semana en Las Vegas y vi la forma en que Maravilla trabaja, un profesional full time, el resto es algo que esta ligado al paso del tiempo y a cuestiones físicas naturales de una persona por eso el llamado de atención y por eso es que esta pelea se hizo ahora y no antes, el equipo de Chávez Jr. dilató todo el tiempo que fuera posible la concreción de este combate, es mas vulnerable un Martinez mas cercano a los cuarenta años que un Martinez mas cercano a los 35 años. ¿Es posible una revancha? Solo por el ultimo round, el resto fue un monologo de Maravilla, una paliza, un trabajo de orfebre sobre el rostro de Jr. que quedo completamente inflamado después de la pelea.

Quiero dedicar un párrafo aparte a los jurados de la pelea, porque inusualmente la vieron como debían, algo que en una ciudad como Las Vegas donde se consigue todo, escasea.

Espero llegar pronto a Argentina para enterarme en detalle de toda la explosión mediática que tuvo este combate, Las Vegas queda atrás, es una ciudad que brilla en cada rincón cada vez con más fuerza. Espero volver pronto.

Escrito por Leonardo Benatar

 

Imágenes de una noche inolvidable

 

Dejar comentario